¿Qué hacemos mientras dormimos aparte de contar ovejas y soñar?


¿Qué hacemos mientras dormimos?

Durante las ocho horas que pasamos con los ojos cerrados y estirados sobre la cama hacemos muchas cosas más allá de simplemente descansar
Pasamos gran parte de nuestra vida durmiendo. 
Concretamente, los expertos explican que deberíamos pasar una media de siete horas al día. 
Algunos pasarán más tiempo, otros muchos menos. 
Sin embargo, durante este período que pasamos acostados sobre la cama con los ojos cerrados hacemos muchas más cosas que dormir
Pero ojo, no hablamos de ese momento de antes de acostarnos en el que todo ser humano aprovecha para leer, echarle un último vistazo al correo o ver una serie para caer rendido sobre la almohada. 
Hablamos de después, cuando ya estamos en los brazos de Morfeo. 
¿Qué hacemos mientras dormimos aparte de contar ovejas y soñar?
- Saltar en sueños
Mientras dormimos, saltamos. 
Sí, sí, no pongamos esa cara de sorpresa y hagamos memoria. 
Seguro que a la gran mayoría le ha pasado que justo al terminar de conciliar el sueño, nos despertamos después de sentir un tirón
Es algo frecuente que los expertos denominan impulso hipnótico y que se puede traducir en nuestro cuerpo como un salto o un tirón. 
Esto se produce porque las funciones vitales se ralentizan de tal forma que el cerebro lo interprete como caída.
- Hablar en voz alta
Es uno de las cosas más comunes que hacemos mientras dormimos. 
Lo que se dice en voz alta puede ir desde una palabra, a una frase hasta llegar a entablar con nosotros mismos una conversación
Eso sí, por mucho que nuestro vecino de cama nos lo cuente a uno mismo le resultará muy difícil de creer o de reconocer ya que es prácticamente imposible recordarlo.
- Los ojos, no paran de moverse
Puede parecer increíble, pero es la pura realidad. 
A pesar de que tenemos los párpados cerrados, nuestros ojos no paran de moverse, sobre todo durante la fase REM de sueño
Aunque la comunidad científica no ha llegado a una conclusión unificada a este movimiento constante de los ojos, muchos lo relación con la mayor estimulación neuronal que se produce mientras dormimos.
- Rechinamos los dientes
Este habito involuntario, conocido como bruxismo, afecta entre el 10 y el 20 % de la población. 
Las personas rechinan los dientes por estrés o por un desalineación en la mandíbula llegando a provocar dolores de cabeza y en músculos de mandíbula, cuello y oído.
- Nos ponemos más guapos
Acudir todas las noches a los brazos de Morfeo, es como irse a un centro de estética. Mientras dormimos nos ponemos más guapos. 
Primero porque durante estas horas en la cama nuestros tejidos se regeneran siempre que el sueño sea profundo.
Y segundo porque existen muchos tratamiento de belleza que aprovechan esto y la tranquilidad de este momento para aplicar todos sus beneficios
Este suero a base de Lumicinol y Extracto de Magnolia convierte las horas de sueño en el momento perfecto para devolverle a la piel su luminosidad juvenil, mejorar la renovación celular, minimizar las marcas y decoloraciones y contribuye a reequilibrar la despigmentación, la firmeza y reducir las arrugas.
- Se curan enfermedades
Quizás no tan radicalmente como podemos llegar a pensar pero un sueño reparador ayuda a nuestro sistema inmunitario a fortalecerse
En parte gracias, a una sustancia, la interleucina, que se libera mientras dormimos y que estimula la producción de anticuerpos y estimula el sistema inmunológico.
- Crecemos mientras soñamos
Y no solo de forma figurada, sino también literal. 
Tampoco nos emocionemos. 
Mientras dormimos somos un poco más altos ya que los discos entre las vertebras de la columna se separan ligeramente al hidratarse
Así, con esta sencilla operación, el ser humano gana unos milímetros. 
Eso sí, desaparecen nada más despertarnos, ya que los discos regresan a su posición original.
Los que si crecen pero de verdad son los más pequeños de la casa.
 Durante la infancia, es fundamental que los niños duerman para hacerse más altos ya que es durante este período cuando se segrega la hormona del crecimiento.
- Perdemos peso mientras dormimos
Sorprendente, pero cierto. Aunque nos pueda parecer increíble ya que lo único que hacemos mientras dormimos es estar tirados sobre la cama, lo cierto es que adelgazamos. ¿Cómo? El cuerpo sigue realizando muchas funciones básicas como desintoxicar y eliminar elementos nocivos.
- El cerebro se desintoxica

Mientras dormimos, el cerebro sigue activo. Y aprovecha estas horas para organizar y clasificar información que ha ido recopilando a lo largo del día. Además, también depura toxinas y optimiza algunas de sus proteínas.  

Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO