Ex-asesor de Obama: " EEUU tiene que cambiar su mentalidad con Latinoamérica o se quedará solo"


Opinión América tiene que cambiar su mentalidad, según exasesor de Obama



Tanto América del Norte como América del Sur tienen que cambiar su mentalidad si quieren restablecerse y profundizarse las relaciones entre ambas, afirmó a Sputnik Nóvosti Dan Restrepo, seis años asesor de Obama en temas latinoamericanos.

Restrepo, que fue asistente presidencial especial y director de asuntos del hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de marzo de 2009 a 2012, reconoció las críticas hacia EEUU, pero también señaló que "existía la tradición de echarle la culpa a los EEUU por todos los problemas de la región y a la vez pensar que todas las respuestas a esos problemas debían venir de los EEUU".

Eso demanda, en su opinión, un cambio de mentalidad en el Norte, pero también en el Sur.
"Eso es lo que queda por hacer, y eso no cambia de un día al otro", puntualizó.

El cambio más profundo en los dos últimos mandatos de Obama, según Restrepo, ha sido el "de una mentalidad de dueño a la mentalidad de socio”.

Obama reconoció esa realidad desde el principio, "reconoció la interconexión profunda que existe entre los EEUU y los demás países en el Hemisferio; y empezó un proyecto de modernizar la relación, convertir a los EEUU en un país que se siente socio con los demás países de la región y no dueño de la región". 

Por eso su legado “es la modernización de la relación entre EEUU y los demás países del continente; y digo con los demás países de la región porque EEUU forma parte de las Américas, con la población latina que tenemos".

Sin embargo, "ha quedado pendiente profundizar este cambio de los EEUU, que realmente se sientan socios y no dueños de la región; pero también está pendiente que eso se reconozca en la región, donde aún prevalecen muchos hábitos que se formaron a lo largo de 50 y hasta 200 años", admite Restrepo, de origen colombiano.

El sistema migratorio de EEUU no funciona

La cuestión migratoria es crucial en la relación de EEUU con América Latina, afirmó Restrepo.

"La cosa más importante que los EEUU podría hacer para profundizar la relación con la región en el Hemisferio es reformar el sistema migratorio, que no funciona", dijo.

El problema inmigratorio en EEUU se solventa con inversión en desarrollo

El tema de la inmigración tiene un gran impacto en EEUU, pero también en los países de la región, en particular los más cercanos: México, los Estados de Centroamérica y de la cuenca del Caribe; y tiene un efecto más simbólico para los países sudamericanos con poblaciones importantes en EEUU. 

"La clave es el mensaje de que existe un sistema tan quebrado, que es disfuncional, que arreglar eso sería un impulso muy importante en la nueva relación bilateral de los EEUU con los demás países de las Américas", afirmó Restrepo.

Un cambio de la actual política migratoria "tiene el pleno apoyo por parte del Partido Demócrata y el presidente Obama, por la necesidad y claridad de lo que se tiene que hacer”.

“Hay una mayoría en el Congreso, pero no se logra el voto por razones de la política interna de la oposición del Partido Republicano, donde el sector relativamente grande y más conservador se opone a una reforma migratoria integral”, explicó.

Los republicanos se oponen en particular a crear vías legales para otorgar la ciudadanía a los sin papeles, "y mientras no se arregle eso va a ser muy difícil que avance", advierte el político demócrata. 

La recomposición de ese cuadro procede, en su opinión, de la vía electoral: viene de otra elección donde el voto latino sea lo clave y sean elegidos quienes apoyan una reforma migratoria.

"Si el apoyo pleno de la comunidad latina a quienes apoyan una reforma migratoria resulta clave electoralmente, mandaría un mensaje importante a todo el sistema: ayudaría a desatascar el paradigma político que tenemos en este momento", puntualizó.

Venezuela y la ALBA "no quieren ser socios de EEUU"

"No todos los países quieren ser socios con los EEUU", aseguró Restrepo.

Según el político estadounidense, "los países llamados del ALBA no tienen demasiado interés en tener una relación de socios con los EEUU".

"Francamente, la respuesta estadounidense es que es un problema de ellos y no un problema de nosotros", declaró.

Lo paradójico, indicó, es que la relación de EEUU y Venezuela sí los hace socios comerciales, pues "el socio comercial más importante que tiene Venezuela en el mundo sigue siendo EEUU".

Restrepo advirtió al mismo tiempo que "los EEUU no van dejar de de levantar la voz sobre ese tema en Venezuela o cualquier otro sitio del mundo sobre el tema de derechos humanos".

Para Restrepo, el problema consiste en que la ideología y la política interna venezolana hacen que el Gobierno venezolano "requiera de un enemigo estadounidense", algo que a su juicio ha complicado la situación, “porque tienes un presidente estadounidense muy distinto frente a la política de los últimos 50 años en la región".

"Coyunturalmente, por coincidencia esa situación se ha ido deteriorando en Venezuela, a la vez que estábamos negociando con Cuba", dijo. 

El asesor latinoamericano de Obama se manifestó convencido de que el deshielo entre Washington y La Habana "complica la vida a los que quieren tener un discurso contra el Imperio".

"Cuando Raúl Castro está sentado a la mesa con el emperador, entonces ese discurso resulta más complicado", afirma.

Los intereses de EEUU y Brasil chocarán en Latinoamérica

Preguntado por las relaciones entre EEUU y Brasil, Restrepo contestó que siempre van a ser complicadas, en gran parte porque sus intereses "chocan en temas globales".

Las diferencias se palpan en temas como el cambio climático, el comercio internacional, y hasta en la visión del mundo, expresó.

También hay choques sobre el papel en el cual cada uno se ve ante los demás países del Hemisferio y del mundo: "existe una falta de entendimiento muy importante dentro de ambos Gobiernos sobre el otro país”

“Muy poca gente dentro del Gobierno estadounidense entiende bien a Brasil, y dentro del Gobierno brasileño menos entienden a los EEUU", afirmó.

Según Restrepo, han ocurrido dos cosas: "primero lo coyuntural, por ejemplo la crisis de Irán, el espionaje estadounidense (a otros países, incluido Brasil) y la crisis financiera, pero también la tensión y el choque estructural sobre el papel internacional de cada país".

Brasil también es una superpotencia en el mundo con un papel hegemónico en Sudamérica y "allí van a chocar con los EEUU, por lo menos van a tener ciertas tensiones en el marco global y hay temas en los cuales la relación ha sido, es y seguirá siendo complicada", puntualizó.

EEUU "no ayudó" a que Cuba decidiese libremente su destino

La política que durante más de medio siglo aplicó EEUU respecto a Cuba no respetaba el derecho cubano a decidir su propio destino, admitió Restrepo.

"Esta determinación del destino de Cuba no es una decisión que se toma en Washington, ni es una decisión que se toma en Miami (por los exiliados), sino una determinación que debe tomar el pueblo cubano”, dijo.

Agregó que “desafortunadamente, la política estadounidense de los últimos 50 años no había ayudado en eso". Restrepo reveló a Sputnik Nóvosti que el presidente Obama piensa que "la confrontación no funciona muy bien".

A su juicio, el deshielo en la relación de Cuba y EEUU es el mayor ejemplo de una modernización de la relación de Washington con América Latina y el Caribe.

Obama, dijo, "tendió la mano” al pueblo cubano para “crear más espacio para que pueda hacer lo que todos queremos: determinar por sí mismo el propio destino del país".

El camino para normalizar y modernizar las relaciones estadounidenses con la región se siguió "paso por paso", señaló.

"Dejamos la libertad de viajes y remesas por parte de los cubano-americanos al principio de la primera administración del presidente Obama, en 2009, luego abrimos más espacio para los viajes estadounidenses de religiosos y educativos; y luego se dio el paso grande, el del 17 de diciembre del 2014". 

Aquella noche histórica, dijo Restrepo, se anunciaron dos cosas: "una, el acuerdo de los dos Gobiernos de buscar una normalización diplomática entre los dos países; y otra, avanzar una política estadounidense de más apertura".

EEUU se propuso generar "espacios para crear más conectividad entre el pueblo cubano y el pueblo estadounidense, y empezar francamente un proceso de más comercio entre los dos países".

El exasesor de Obama indicó que seguirán existiendo "retos y obstáculos", tales como el embargo y las sanciones contra la nación caribeña.

"Esas barreras van a seguir existiendo porque forman parte de la ley estadounidense, y va a tardar tiempo en suprimirlas cien por ciento", dijo. No obstante, se manifestó seguro de que "la apertura que se ha puesto en marcha va a cambiar todo".

Según explicó el exconsejero presidencial, "la inercia está del lado de los que están opuestos a la apertura", en alusión a que una decisión para levantar las sanciones requeriría un proyecto legislativo de la Cámara de Representantes y del Senado, y solo después podría ser aprobada por la Casa Blanca.

Aquellos que se oponen a la política de apertura "pueden obstaculizarla y continuar atascando el proceso" para impedir el inmediato levantamiento de las sanciones.

"Lo que vamos a ver son proyectos específicos sobre partes específicas de las sanciones", explica Restrepo, quien citó en calidad de ejemplo el turismo estadounidense a la isla, que sigue siendo ilegal.

El exasesor cree "que ya hay proyectos anunciados en el Congreso para retirar esa prohibición de la ley estadounidense”. 

“Hay otro proyecto que se acaba de poner sobre la mesa para abrir más espacio a la inversión en telecomunicaciones y otras formas de comunicación, con inversiones estadounidenses en esos sectores en Cuba", señaló.

Restrepo espera ver un avance "pedazo por pedazo", para retirar las sanciones y, a su juicio, aquellos que se oponen a la nueva apertura van a terminar aislados en temas concretos.

"Quizás van a poder seguir obstaculizando lo grande, pero lo específico de las sanciones que quedan lo van a ir perdiendo, argumento por argumento", dijo.

Para él, la gran incógnita es "saber lo que va a ocurrir en Cuba".

"Ese tema se pierde mucho en esta conversación”, asegura, ya que “no depende solo de lo que está haciendo el Gobierno de EEUU". En opinión de Restrepo, "la intención es abrir este espacio para ver lo que ocurre, y francamente eso nadie lo sabe".

"Si vemos más cambios, en particular algún cambio político en Cuba, habría muchísimo ‘momentum’ para cambiar lo que queda", puntualizó.

ARTUR ESTUDIO · by Tatiano G
Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO