Las nueve conclusiones de la auditoría a la deuda griega

17

Las nueve conclusiones 

de la auditoría a la deuda griega


El informe preliminar de la Auditoría  de la Comisión y la verdad sobre la deuda griega se publicarán este jueves. Pero sus conclusiones ya han sido descritas en este resumen publicado por la Comisión.
Después de haber completado la investigación preliminar, la Comisión considera que Grecia ha sido y es víctima de un ataque premeditado y organizado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Esta misión violenta, ilegal e inmoral es exclusivamente la de transferir la deuda privada al sector público.
Capítulo 1 – La deuda antes de la troika
En este capítulo se analiza el crecimiento de la deuda pública griega desde la década de 1980 y se llegó a la conclusión de que el aumento de la deuda no se debió al gasto público excesivo, que en realidad se mantuvo inferior a la de otros países de la zona euro, sino al pago de las tasas extremadamente altas en intereses para los acreedores, intereses injustificados y gastos militares excesivos, pérdida de ingresos fiscales debido a la fuga de capitales, la recapitalización de los bancos privados y los desequilibrios internacionales creados por las fallas en el diseño de su propia unión económica y monetaria.
La entrada en el euro dio lugar a un aumento espectacular de la deuda privada en Grecia a la que fueron expuestos los bancos privados más grandes de Europa, y los bancos griegos. Una  crisis bancaria creciente dio paso  a la crisis de la deuda soberana. 
El gobierno de George Papandreou ayudó a la banca convirtiendo la crisis bancaria en una crisis de la deuda soberana en 2009,  con lo que aumentó la deuda y el déficit público.
Capítulo 2 – La evolución de la deuda pública entre 2010 y 2015
Este capítulo concluye que el primer contrato de préstamo en 2010 fue destinado a salvar a los bancos privados griegos y europeos y permitir que estos bancos redujeran su exposición a los bonos emitidos por el gobierno griego.
Capítulo 3 – La deuda pública por los acreedores en 2015
Este capítulo presenta la naturaleza controvertida de la deuda griega actual, enumerando las principales características de los préstamos, que se analizan con más detalle en el capítulo 8.
Capítulo 4 – Mecanismo Sistema de deuda en Grecia
Este capítulo revela los mecanismos establecidos por los acuerdos implementados desde mayo de 2010. Ellos crearon una gran cantidad de deuda nueva con los acreedores bilaterales y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), mientras que los costos generados han sido abusivos agravaron aún más la crisis. 
Los mecanismos revelan cómo los fondos más prestados fueron transferidos directamente a las instituciones financieras. En lugar de beneficiar a Grecia, aceleraron el proceso de privatización a través del uso de instrumentos financieros.
Capítulo 5 – Las condicionalidades contra la sostenibilidad
En este capítulo se muestra cómo los prestamistas imponen condiciones intrusivas en los contratos de préstamo, lo que condujo directamente a la inviabilidad económica y la insostenibilidad de la deuda. 
Estas condiciones, no sólo contribuyeron a una baja del PIB y al aumento de los préstamos al sector público, sino que el incremento de la relación deuda pública / PIB,  hizo que la deuda fuera  insostenible para Grecia, además de suponer drámaticos cambios en la sociedad que causaron una crisis humanitaria. 
La deuda pública griega se puede considerar totalmente insostenible en el tiempo presente.
Capítulo 6 – Impacto de los “programas de rescate” en materia de derechos humanos
En este capítulo se concluye que las medidas aplicadas en virtud de los “programas de rescate” afectaron directamente a las condiciones de vida del pueblo y a la violación de los derechos humanos, que tanto Grecia y sus socios están obligados a respetar, proteger y promover, de acuerdo con las leyes nacionales, regionales e internacionales.
Ajustes drásticos fueron impuestos a la economía griega y a la sociedad en su conjunto que llevó a un rápido deterioro de las condiciones de vida, y  que siguen siendo incompatibles con la justicia social, la cohesión social, la democracia y los derechos humanos.
Capítulo 7 – cuestiones legales acerca de los memorandos y acuerdos de préstamo
En este capítulo se argumenta que hubo una violación de las obligaciones de los derechos humanos por parte de la propia Grecia y sus acreedores, los estados miembros de la zona euro, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que impusieron estas medidas a Grecia.
Todos estos actores han fracasado en la evaluación de violaciónes de derechos humanos como resultado de las políticas que han obligado a aplicar a Grecia , y directamente han  violado la Constitución griega al eliminar del país la mayoría de sus derechos soberanos. 
Los acuerdos contienen cláusulas abusivas, coaccionan eficazmente Grecia a entregar aspectos importantes de su soberanía. Esto es evidente en la elección de la ley inglesa para regir estos acuerdos, lo que facilitó  dar la vuelta a la Constitución griega y a las obligaciones internacionales de derechos humanos. 
Los conflictos con los derechos humanos y los convenios usuales y las diferentes indicaciones de mala fe en la acción de las Partes Contratantes, junto con su carácter inconcebible, hacen que estos acuerdos no sean válidos.
Capítulo 8 – Evaluación de la deuda en relación a su ilegitimidad, atrocidad, ilegalidad e insostenibilidad
En este capítulo se evalúa la deuda pública de Grecia de las definiciones adoptadas por la Comisión en relación con la deuda ilegítima, odiosa, ilegal e insostenible.
El capítulo 8 concluye que la deuda pública griega en junio de 2015 es insostenible, ya que Grecia no puede hacer frente a su deuda sin afectar seriamente su capacidad para cumplir con las obligaciones de los derechos humanos básicos. Además, el informe señala cada una de las pruebas de los casos de los acreedores que confirman que la deuda es ilegal, ilegítima y odiosa.
La deuda con el FMI debe considerarse ilegal, ya que viola las propias leyes del FMI, y porque sus condiciones violaron la Constitución griega, la ley y los tratados internacionales a los que Grecia es signatario.
También es ilegal, porque las condiciones incluidas en las recetas políticas infringen las obligaciones de derechos humanos.
Por último, es odiosa porque el FMI sabía que las medidas impuestas eran antidemocráticas, ineficientea y conducirían a graves violaciones de los derechos socio-económicos.
Las deudas con el BCE se considerarán ilegales, ya que el BCE se excedió en su mandato para hacer cumplir la aplicación de los programas de ajuste macroeconómicos (por ejemplo, la desregulación del mercado de trabajo) a través de su participación en la troika. 
Las deudas con el BCE también son ilegítimas y odiosas, ya que la principal razón de la existencia del Mercado de Valores de Deuda del programa era para servir a los intereses de las instituciones financieras privadas, lo que permite  a los mayores bancos privados griegos y europeos librarse de sus títulos de deuda griega.
El FEEF promovió escrituras de préstamos que deben ser considerados ilegales, porque el artículo 122 (2) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea ha sido violado, y, además, violó varios derechos socio económicos y libertades civiles. 
Por otra parte, el Acuerdo FEEF 2010 y el Acuerdo de Asistencia Financiera de 2012 contiene varias cláusulas abusivas, que revelan las claras prácticas irregulares por parte de la entidad crediticia. El FEEF también actúa en contra de los principios democráticos, por lo que estas deudas son ilegítimas y odiosas.
Los préstamos bilaterales deben ser considerados ilegales porque violan los procedimientos inscritos en la Constitución griega. 
Los préstamos contienen prácticas irregulares de los acreedores y  condiciones que van en contra de la ley y la política pública. Tanto la legislación comunitaria como el derecho internacional han sido violados con el fin de soslayar los derechos humanos en la elaboración de programas macro económicos.
Los préstamos bilaterales también son ilegítimos porque no se utilizaron en beneficio de la población, sino para dar pemisividad a los acreedores privados de Grecia y a su rescate. Por último, los préstamos bilaterales son odiosos porque los prestamistas y los Estados de la Comisión Europea conocían las violaciónes potenciales, pero en 2010 y 2012 se negaron a evaluar el impacto de las mismas sobre los derechos humanos en el ajuste macro económico y la consolidación fiscal que eran las condiciones de los préstamos.
La deuda con acreedores privados debe declararse ilegal porque los bancos privados actuaron irresponsablemente antes de la creación de la troika, a falta de respeto por la diligencia debida (due diligence), mientras que algunos prestamistas privados, como los fondos de cobertura también actuaron de mala fe.
Pares de deudas con los bancos privados y los fondos de cobertura son ilegítimos por las mismas razones que son ilegales; Por otro lado, los bancos griegos han sido recapitalizados por el contribuyente ilegítimamente. 
Las deudas a bancos privados y fondos de cobertura son odiosos, porque los mayores acreedores privados eran conscientes de que estas deudas no se proyectaban en los intereses de la población, sino en su propio beneficio.
Capítulo 9 – Fundamento de Derecho para el rechazo y la suspensión de la deuda soberana griega
Este capítulo presenta las opciones en relación con la cancelación de la deuda, y en particular las condiciones en las que un Estado soberano puede ejercer el derecho de repudio unilateral o suspensión de pagos de la deuda de acuerdo con el derecho internacional.
Hay muchas razones legales que permiten a un Estado divorciarse unilateralmente  de su deuda ilegal, odiosa e ilegítima. 
En el caso griego, tal acción unilateral puede basarse en los siguientes argumentos: la mala fe de los prestamistas que empujaron a Grecia a la violación de la legislación nacional y las obligaciones internacionales relativas a los derechos humanos; la preeminencia de los derechos humanos en contra de acuerdos como los gobiernos griegos anteriores firmados con la troika; la coacción; trato injusto que viola flagrantemente la soberanía griega y su Constitución; y, por último, el derecho reconocido por el derecho internacional a un Estado a tomar medidas contra las acciones ilegales por parte de sus acreedores, que deliberadamente atentan contra la soberanía fiscal y le obligan a asumir la deuda odiosa, ilegal e ilegítima, violando la autodeterminación y los derechos humanos económicos y fundamentales.
En cuanto a la deuda insostenible, todos los Estados tienen derecho a invocar el estado de necesidad en situaciones excepcionales con el fin de salvaguardar los intereses fundamentales afectados por un peligro grave e inminente. 
En tal situación, el Estado podrá dispensar del cumplimiento de las obligaciones internacionales que aumentan el peligro, como en el caso de los contratos de préstamos pendientes. 
Por último, los Estados tienen el derecho de declarar unilateralmente insolvencia cuando el servicio de su deuda es insostenible sin cometer cualquier acto ilegal o asumir ninguna responsabilidad por ello.
La dignidad de la gente vale más que la deuda ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible.
Después de haber completado la investigación preliminar, la Comisión considera que Grecia ha sido y es víctima de un ataque premeditado y organizado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. 
Esta misión violenta, ilegal e inmoral es exclusivamente la de transferir la deuda privada al sector público.
Al proporcionar este informe preliminar a las autoridades griegas y el pueblo griego, la Comisión considera que ha cumplido la primera parte de su mandato según lo definido por la decisión del Presidente del Parlamento Europeo, el 4 de abril de 2015.
La Comisión espera que el informe sea una herramienta útil para los que quieren salir de la lógica destructiva de austeridad y se levantan porque se encuentran ahora bajo amenaza los derechos humanos, la democracia, la dignidad de las personas y el futuro de las próximas generaciones.
En respuesta a los que imponen medidas injustas al pueblo griego se puede invocar lo que dijo Tucídides de la Constitución de la gente de Atenas: 
“En cuanto al nombre, se llama democracia, porque la gerencia sirve a los intereses de la mayoría y no una minoría” ( oración fúnebre por los muertos del primer año de la guerra, Pericles).
4

Protestas en Grecia contra presiones de acreedores extranjeros

Los griegos han decidido salir a las calles para protestar contra los prestamistas que presionan al Gobierno para que aplique nuevos recortes con vistas a cubrir la deuda. 
Varias decenas de personas ocuparon simbólicamente este miércoles la sede de la Comisión Europea (CE) en Atenas como parte de una serie de protestas realizadas en Grecia contra la presión de los acreedores internacionales de la nación helena. “La gente no se deja chantajear.
El país no está en venta”, escribieron los manifestantes en una pancarta desplegada desde un balcón. Al mismo tiempo, miles de personas han tomado las calles en distintas ciudades del territorio europeo a fin de mostrar el rechazo al acuerdo que tratan de imponer los prestamistas extranjeros -CE, Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)-, tras considerar que las negociaciones con ellos ya ha llegado a un callejón sin salida, reporta telesur.
La convocatoria a estas protestas fue realizada de manera anónima y divulgada por las redes sociales, bajo el lema “Tomemos el acuerdo en nuestras manos, derroquemos la austeridad”, informó la agencia Prensa Latina.
En el texto se convocó a miles de personas a concentrarse, no sólo en las ciudades griegas, sino en otras capitales de Europa como Londres, Berlín, París o Bruselas. 
Agregaron que han decidido salir a las calles debido a que el Ejecutivo ya ha hecho muchas concesiones en un esfuerzo por evitar las amenazas y el chantaje.
La manifestación llevará un doble mensaje, una para las instituciones europeas, “nadie puede impedir el derecho democrático de un pueblo para decidir su futuro”, y el otro para el Gobierno para recordarle que no puede otorgar más concesiones.
Una manifestante sostiene una bandera griega en frente del Parlamento.-Yannis Kolesidis (EFE)

Bruselas trata de encajar el ‘grexit’ en los tratados de la UE

El país heleno entraría en quiebra el 30 de junio, cuando debe devolver un préstamo al FMI de 1.600 millones de euros

Una manifestante sostiene una bandera griega en frente del Parlamento.-Yannis Kolesidis (EFE)


Bruselas.- La crisis griega vuelve a llevar a la UE a una tensión máxima. 

Los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona, reunidos hoy en Luxemburgo, han fracasado también en lograr un acuerdo con Grecia para evitar el desastre: la quiebra helena y la, en teoría, consiguiente salida del país del proyecto europeo, el llamado Grexit. 

El tiempo corre en contra y la solución tiene ahora dos fechas clave: la cumbre europea del próximo lunes o la de Jefes de Estado del jueves y viernes de la semana que viene.

Aunque la UE insiste en que aún no hay ningún plan B sobre la mesa, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha asegurado en la rueda de prensa al término de la cita, que no se plantean otra opción que llegar al acuerdo pero “las instituciones europeas están preparadas para cualquier eventualidad”.

Grecia, que carece de liquidez, tendrá que hacer frente el 30 de junio a los pagos pendientes con el Fondo Monetario Internacional por valor de 1.600 millones de euros. Aquí llegaría la quiebra, el llamado y temido default. Pero además el 20 de julio debe afrontar también el pago de 3.500 al Banco Central Europeo (BCE).
Ante el fracaso del Eurogrupo, el propio ministro de Economía griego, Yanis Varoufakis, ha evaluado así la situación actual:“Estamos cerca de llegar al estado mental que acepta el accidente”
Varoufakis ha explicado que su propuesta al Eurogrupo ha sido la posibilidad de aceptar recortes en Defensa y que el Mecanismo Europeo de Estabilidad compre 27.000 millones de euros que el Banco Central Europeo tiene prestados a Grecia.Bruselas, en cambio, pide básicamente más recortes y subidas de impuestos.
“Las instituciones europeas están preparadas para cualquier eventualidad”, dice el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem

Aun así, el Grexit de momento es más teoría que otra cosa porque los tratados de la UE no contemplan una opción así. 
Una presunta salida de Grecia de la UE se debería realizar bien mediante un atajo legal, bien mediante una fórmula improvisada que hiciera legal la voluntad política. En definitiva, una quiebra griega metería la UE en un callejón sin salida.

En primer lugar, según el Tratado de Funcionamiento de la UE (artículo 140.3), la entrada de un país en el euro es “irrevocable”. Pero puesto que el euro está vinculado a que el país en cuestión esté en la UE, ésta sería la única fórmula que podría aplicarse en el caso griego: que, saliéndose de la UE, abandonase, por lo tanto, el euro.

Sin embargo, ¿cómo salir de la UE? De nuevo, otro obstáculo. Habría que iniciar un proceso de negociaciones de dos años, según los tratados europeos. Y, claramente, ni Grecia ni la UE tienen dos años por delante. Un galimatías legal sin salida.

Sin embargo, la agencia Reuters reveló el 12 de junio que ya se había producido la primera reunión en el seno de la UE paradiscutir “oficialmente” la salida griega del proyecto europeo.

La discusión, informó Reuters, fue “teórica” y se basó en analizar los diferentes escenarios a los que podrían enfrentarse la UE y Grecia, según las decisiones que se tomaran durante el mes de junio, uno de ellos fue, precisamente, el escenario de una eurozona en la que uno de los países con euro quebrase.
El ministro de Finanzas griego, Yannis Varoufakis, antes de la reunión del Eurogrupo. REUTERS/Francois Lenoir
El ministro de Finanzas griego, Yannis Varoufakis.- REUTERS/Francois Lenoir

La próxima fecha clave
será el lunes, cuando se
ha convocado una
cumbre de la UE
“La reunión finalizó sin una conclusión sobre este asunto”, según Reuters. Si bien se da por hecho que una quiebra griega implicaría la declaración de un corralito por parte del gobierno de Tsipras y la asunción de una moneda propia para realizar los pagos a partir de ese momento. Es decir, la salida del euro.

La soledad de Grecia

“La pelota está sobre la pista griega”, ha dijo Dijsselbloem al término de la reunión del Eurogrupo, en una rueda de prensa en la que han comparecido la presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el responsable del Mecanismo Europeo de Estabilidad, el alemán Klaus Regling; y el comisario europeo de Economía, el francés Pierre Moscovici.

Todos ellos han cargado contra Grecia por su “falta de diálogo” y su presunto enroque en la negociación. “Lamentablemente no se ha progresado; las propuestas adicionales tendrán que llegar por parte de Grecia en los próximos días”, ha explicado Dijsselbloem, quien no ha querido engañar a nadie: “Alcanzar un acuerdo no será posible si no se toman medidas duras y difíciles”.

“La situación es extremadamente preocupante”, ha segurado Moscovici. “Las instituciones europeas mantienen posiciones razonables, flexibles, pero las posturas griegas no han sido expuestas hoy”, ha añadido, descontento.
“El sector público griego ha sido recortado un 20%; las pensiones, un 48%; el gasto público  ¿qué más podemos recortar?”, dice Varoufakis
En cuanto a Lagarde, ha criticado a Grecia: “Tienen que ser creíbles sus propuestas, en cuanto a sostenibilidad de la deuda, las medidas a adoptar y las flexibilidad de las instituciones griegas aceptando y aplicando las medidas”, ha recalcado.

El presidente del Mecanismo Europeo de Estabilidad, Klaus Regling, ha asegurado que sigue confiando en el acuerdo porque, según dice, “la deuda griega es alta pero sostenible”.

Grecia rechaza más recortes

El centro de la cuestión radica en el presidente griego, Alexis Tsipras, rechaza imponer nuevos recortes a su país (como los que la UE quiere ejecutar sobre las pensiones) y subir impuestos y reclama una renegociación de la deuda y la llegada de inversiones que puedan llevar a Grecia a crecer y a hacer que el país sea sostenible económicamente. 
La deuda griega es una losa para el país: asciende al 175% de su PIB.

Junto a esto, Grecia quiere promesas de reestructuración de la deuda, una línea roja para muchos países, como España, que ha avalado más de 26.000 millones de euros de préstamos para Grecia.

“El sector público griego ha sido recortado un 20%; las pensiones, un 48%; el gasto público, un 33%, ¿qué más podemos recortar?”, ha asegurado Varoufakis en su comparecencia a los periodistas al término de la reunión. 
“Y el gobierno griego está determinado a no volver a la indignidad”.
Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO