Confirmado: "Centros de Operaciones" estadounidenses apoyan a Al Qaeda en Siria



Los conflictos en Siria e Irak están lejos de ser internos. Mirando un mapa del territorio utilizado o en poder de ISIS y otros extremistas apoyados por Occidente, es evidente que el conflicto actual es una invasión del miembro de la OTAN en la región, Turquía y el aliado de Estados Unidos Jordania, con la ayuda de  Arabia Saudita y Qatar.

Confirmado: "Centros de Operaciones" estadounidenses apoyan a Al Qaeda en Siria

El think-tank político estadounidense, Brookings confirma que, contrariamente a la propaganda, los "moderados" (EE.UU-Arabia)  y los “islamistas” (Turquía-Qatar) han sido coordinados todo el tiempo. 

La guerra en Siria continúa prolongándose, con una reciente y renovada energía bajo una oposición retratada como fracturada y que refleja una miríada de intereses extranjeros. 

El principal de estos intereses en competencia, según se le ha dicho al público, era que los EE.UU. y Arabia Saudí, por un lado, apoyaban a los llamados "rebeldes moderados", y Turquía y Qatar respaldaban abiertamente a Al Qaeda y sus diferentes franquicias, incluyendo el Estado Islámico (ISIS).

Sin embargo, para los que siguen el conflicto de cerca, estaba claro desde el principio y por propias admisiones de Occidente que el éxito pasaba por proporcionar secretamente armas, dinero en efectivo, equipos y apoyo político y militar a Al Qaeda y otros extremistas sectarios, no sin la oposición de Arabia Saudita, sino más bien mediante el uso de Arabia Saudita como el principal medio a través del cual el apoyo material occidental podría ser lavado.

Y este hecho se ha confirmado en un reciente artículo publicado en la página web de la Institución Brookings titulad, "¿Por qué Assad está perdiendo?”.

Afirma inequívocamente que (el subrayado es nuestro):

La participación de grupos de la FSA (Ejército Libre Sirio), de hecho, revela cómo los partidarios de las facciones han cambiado de tono con respecto a la coordinación con los islamistas.  

Varios comandantes involucrados en la dirección de las recientes operaciones en Idlib confirmaron a este autor que el centro de operaciones liderada por Estados Unidos en el sur de Turquía, que coordina la prestación de apoyo letal y no letal a los grupos de oposición investigados, fue fundamental para facilitar su participación en la operación desde principios de abril en adelante.  

Ese centro de operaciones - junto con otro en Jordania, que cubre el sur de Siria - también parece haber aumentado dramáticamente su nivel de asistencia y prestación de inteligencia a los grupos investigados en las últimas semanas. 



No sólo los envíos de armas aumentaron a los llamados "grupos investigados," sino que estas bases de operaciones fomentaban específicamente una cooperación más estrecha con los islamistas al mando de las operaciones en primera línea.


En general, Brookings se complace en informar que con la liberación de la mayor parte de Idlib, en el norte de Siria, al parecer su objetivo largamente declarado  de crear un centro de poder de sus representantes dentro de las fronteras de Siria  y tal vez incluso extender una zona de exclusión aérea de la OTAN sobre ella, puede finalmente estar a la mano. 

Brookings todavía intenta perpetuar un relato contradictorio entre Occidente y Al Qaeda, a pesar de admitir que fue sólo con el apoyo occidental que las ofensivas recientes encabezadas por Al Qaeda tuvieron éxito.

En realidad, ya en 2007, fue la política de “admitidos” de la Casa Blanca, liderada por Bush  cuando se comenzó a armar y financiar a distintas ramas extremistas , entre ellos Al Qaeda, a través del uso de intermediarios entre ellos Arabia Saudita. 

El veterano periodista y el dos veces ganador del Premio Pulitzer Seymour Hersh en su informe " La redirección: ¿Es la nueva política de la Administración beneficiar a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo? ". 

Pondría al descubierto esta conspiración que desde entonces ha seguido desarrollándose como lo describió en 2007.

El artículo de Brookings también alude un paisaje geopolítico más grandioso tomando forma más allá del conflicto sirio. 

Afirma, en lo que respecta a los EE.UU., que ahora respaldan abiertamente lo que es para todos los efectos, una ofensiva liderada por Al Qaeda:

La explicación más probable de esta medida es la presión de la alianza regional recientemente emergida que comprende a Turquía, Arabia Saudita y Qatar. Los Estados Unidos también están buscando maneras de continuar con sus tradicionales aliados sunitas del Golfo, en medio de un contexto más amplio por su acercamiento con Irán.

La expansión del conflicto respaldado por Estados Unidos en Siria es la prueba más elocuente de que todo lo relativo a un acercamiento de Estados Unidos con Irán es falso. 

El objetivo de desestabilizar y potencialmente derrocar al gobierno en Siria es debilitar a Irán antes de una campaña similar de cerco, desestabilización y destrucción en el propio Irán.


El hecho de que los acontecimientos en Siria se están acelerando, y que el mismo Brookings admite que "las diferencias internacionales e ideológicas," han sido "dejadas a un lado," ilustra una desesperación palpable de Occidente para terminar el conflicto en Siria con la esperanza de avanzar hacia Irán antes de que la dinámica regional y la propia postura defensiva de Irán haga que toda la agenda de Occidente para la región se vaya al traste, poniendo en peligro su larga hegemonía en el norte de África y en Oriente Medio.

Fuente

La guerra falsa de Obama contra el Estado Islámico

Artículo escrito por el profesor Michel Chossudovsky en Global Research
Desde agosto de 2014, la Fuerza Aérea de Estados Unidos con el apoyo de una coalición de 19 países ha librado sin descanso una intensa campaña aérea contra Siria e Irak, supuestamente dirigida a las brigadas del Estado Islámico o ISIS.
Según Defense News, más de 16.000 ataques aéreos se llevaron a cabo a partir de agosto de 2014 hasta mediados de enero de 2015.
El sesenta por ciento de los ataques aéreos fueron realizados por la Fuerza Aérea de Estados Unidos, usando avanzados aviones de combate y bombarderos.
Los ataques aéreos han sido descritos, muy de pasada, por los medios de comunicación como parte de una operación antiterrorista, más que como un acto de guerra total dirigido contra Siria e Irak.
Esta campaña aérea a gran escala, que ha causado innumerables víctimas civiles, ha recibido una atención muy precaria por parte de los grandes medios.
Max Boot
Max Boot
Según Max Boot, investigador principal en seguridad nacional del Consejo de Relaciones Exteriores:“La estrategia de Obama en Siria e Irak no está funcionando…porque la campaña de bombardeos de Estados Unidos contra ISIS ha sido muy restringida”
Los estadounidenses quieren hacer creer al resto del mundo que el Estado Islámico constituye una fuerza formidable capaz de enfrentarse al ejército de Estados Unidos y amenazar la civilización occidental.
Fighters of the Islamic State of Iraq and the Levant (ISIL) stand guard at a checkpoint in the northern Iraq city of Mosul
La idea central que subyace de todas las informaciones recibidas es que la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha fracasado y que “Obama debería ampliar el rango de las operaciones” para enfrentar eficazmente este “formidable enemigo exterior” de EEUU.
Según Max Boot, la escalada militar es la solución: ” Enviar más aviones, asesores militares y fuerzas de operaciones especiales y aflojar las restricciones bajo las cuales operan”
Pero veamos, ¿Qué tipo de aviones se han utilizado en esta campaña aérea? Se han utilizado F-16 Fighting Falcon, el F-15E Strike Eagle, A-10 Warthog, y F-22 Raptor, los aviones furtivos de combate de Lockheed Martin.
F-16 Fighting Falcon
F-16 Fighting Falcon
F-15 Strike Eagle
F-15 Strike Eagle
A-10 Warthog
A-10 Warthog
F-22 Raptor
F-22 Raptor
Y ante este formidable poderío aéreo utilizado, surge la gran pregunta…
¿Por qué razón la Fuerza Aérea de Estados Unidos no ha sido capaz de acabar con el Estado Islámico, que en principio fue equipado con armas pequeñas convencionales y simples camionetas pickup de Toyota?
Islamic-State-IS-group-recruits-riding-in-armed-trucks
La verdad es que, desde el primer momento, esta campaña aérea NO ha sido dirigida contra ISIS. Las evidencias confirman que el Estado Islámico no es el objetivo. Más bien todo lo contrario.
Los ataques aéreos están destinados a destruir la infraestructura económica de Irak y Siria.
Reflexionemos un momento y fijémonos cuidadosamente en la siguiente imagen, que nos muestra un convoy de camionetas de Estado Islámico procedentes de Siria, entrando en Irak y cruzando una franja de 200 kilometros de desierto abierto que separa a los dos países.
ISIS_CIA_Convoy
Este convoy penetró en Irak en junio de 2014.
¿Qué se hubiera requerido desde el punto de vista militar para acabar con un convoy como este?
No hace falta un gran volumen de conocimientos sobre cuestiones militares: prevalece el sentido común.
Si hubieran querido eliminar a las brigadas del Estado Islámico, podrían haber bombardeado fácilmente sus convoyes de camionetas Toyota cuando cruzaron el desierto de Siria a Irak en junio.
Pero nadie hizo nada.
A pesar de la obviedad, sin embargo, ni uno solo de los principales medios de comunicación lo ha reconocido.
El desierto sirio-arábigo es un territorio abierto.
iraq_climate_map_03
Tan solo usando los aviones de combate antes mencionados (F15, F22 Raptor, F-16), destruir todos estos convoyes habría sido pan comido, una intervención quirúrgica rápida y conveniente, que habría diezmado los convoyes del Estado Islámico en cuestión de horas.
En su lugar lo que hemos visto son seis meses de ataques aéreos y bombardeos incesantes, que extrañamente, no han servido para nada, pues el enemigo terrorista está, al parecer, todavía intacto.
27-Raqqa2-AP
Recordemos, que en comparación, los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia en 1999 duraron cerca de tres meses (24 marzo-10 junio 1999).
Es sencillamente increíble.
Nos quieren hacer creer que el Estado Islámico, que se desplaza mayormente en convoyes de camionetas, no puede ser derrotado por una poderosa coalición militar de 19 países encabezada por Estados Unidos.
Digamos, pues, la verdad: la campaña aérea no estaba destinada a diezmar al Estado Islámico.
El mandato de luchar contra el terrorismo es una ficción. Estados Unidos es el “principal estado patrocinador del terrorismo”.
El Estado Islámico no sólo está protegido por los EE.UU. y sus aliados, sino que está entrenado y financiado por Estados Unidos y la OTAN, con el apoyo de Israel y de los aliados de Washington en el Golfo Pérsico.
633-chossudovsky
Michel Chossudovsky es un economista canadiense y un activista antiglobalización . Escritor, profesor emérito de Economía de la Universidad de Ottawa, fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG), en Montreal y editor de la webglobalresearch.ca
Visto en  :  El Robot Pescador
Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO