Hungría quema todos los cultivos de transgénicos de Monsanto


Hungría quema todos los cultivos 

de transgénicos de Monsanto



Monsanto es una empresa transnacional de semillas (de la que es accionista la familia Rockefeller) que quiere germinar los cultivos del mundo con su marca.

 No conforme con contaminar la mayoría de los campos de siembra de soya estadounidense con cepas transgénicas, ahora quiere hacer patria en diferentes territorios agrícolas del mundo.

En Hungría está prohibido el ingreso y comercialización de semillas OMG (Organismos Modificados Genéticamente) de Monsanto y es responsabilidad de los propios comerciantes vigilar que sus semillas no estén contaminadas. 

Por ello 
cuando se encuentran plantas contagiadas se debe destruir todo el campo.

Los agricultores húngaros, al notar que semillas transgénicas fueron mezcladas con las normales sin su consentimiento, decidieron quemar mil hectáreas de plantas de maíz de semillas transgénicas Monsanto.

Por suerte, con esta acción se evitó la contaminación otros cultivos.

 Al menos, así lo declaró el secretario de estado adjunto del Ministerio del Desarrollo Rural, Bognar Lajos.

En el 2013, grandes cultivos de maíz transgénico fueron también destruidos, según Global Research.

Ya es conocida, en el mundo de la agricultura, la estrategia que tiene la corporación Monsanto, de contaminar sus semillas modificadas con las normales, y así cobrar las patentes correspondientes.

 Por ello se ha prohibido la entrada de la semilla en varios sectores, ya que además con la polinización contaminan a otros campos.

A gran escala, la proliferación de la semilla transgénica es un golpe mortal para la agricultura libre que se ha decidido proteger en paises como Hungría.

 Eso, al menos por soberanía, debería ser respetado por la corporación.

Monsanto Mata

 30.000 médicos de America Latina piden prohibir a Monsanto

El 3 de mayo del 2015 se anunció que más de 30.000 médicos y expertos en salud en toda América Latina están exigiendo que los productos de Monsanto sean prohibidos. Uno de los principales argumentos de estos médicos contra Monsanto es la reciente confirmación (Por parte de la Organización Mundial de la Salud) que su principal herbicida RoundUp (glifosato) es causante de cáncer.
En Argentina, el glifosato se aplica en más de 28 millones de hectáreas. Cada año, el suelo se rocía con más de 320 millones de litros de glifosato, lo cual significa que 13 millones de personas están siendo afectadas directamente.
Las cifras responden a un estudio de la Red Universitaria de Ambiente y Salud – Médicos de Pueblos Fumigados,  El problema es aún mayor teniendo en cuenta que el resto de Argentina y la totalidad de sus habitantes, consumen productos transgénicos y/o contaminados por Monsanto y sus agrotóxicos cancerígenos.
“La Federación Sindical de Profesionales de la Salud FESPROSAcompuesta por más de 30.000 profesionales de la salud médica, pidió mediante un comunicado la prohibición del uso de glifosato en Argentina”:  Los médicos creen que el principio de precaución debe aplicarse, y que es necesario dejar de acumular estudios y tomar decisiones antes que sea demasiado tarde.
Los médicos esperan que una legislación a este fin entre en vigor a la brevedad. Se busca prohibir la compra venta y utilización de glifosato, acorde a declaraciones de Javier Souza, Director de Pesticide Action Network International y coordinador de Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América latina.
No podemos permitir que los intereses comerciales de una multinacional americana sionista sean más importantes que la salud de la gente en América Latina. Los gobiernos deben promover la tecnología y las prácticas de la agricultura sustentable para proteger a los productores, los consumidores y el medio ambiente.
Como se informó a principios de este año, Monsanto sigue perdiendo ganancias en el segundo trimestre de 2015, perdiendo un excepcional 15% de beneficio por la caída de ventas de semillas OGM – incluso más de lo que la mayoría de los expertos proyectaron.
Sin embargo Monsanto busca aprobar su Ley de Semillas en Argentina, para ilegalizar las semillas orgánicas (es decir cualquier semilla sin patente de Monsanto).
Comentario de Celeste Fassbinder (BWN): 

Por supuesto, los grandes medios de comunicación financiados por Monsanto y la Industria Farmacéutica (que son lo mismo) no te lo dicen. 

Yo diría que esto convierte a los directores, propietarios y periodistas de esos medios en genocidas y cómplices de asesinato. 

Comentario de Matías Díaz (BWN): 

¡Es noticia en la prensa internacional pero los políticos y medios de Argentina no se enteraron!

Dejá esta nota publicada en la biografía o comentarios de páginas de medios y políticos. 

Ayudalos a hacer su trabajo. 

Comentario de Diego Ignacio Mur (BWN Argentina, BWN Patagonia): 

No somos los únicos que estamos despiertos, lamentablemente poca gente va a enterarse si no das difusión a este informe basado en estudios científicos y profesionales de la Salud responsables.
Por Laura Hentschell / BWN Argentina

Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO