¿Nos matará Washington a todos?


¿Nos matará Washington a todos?

Por Paul Craig Roberts
¿Sabían que Washington mantiene 450 ICBMs (Misil Balístico Intercontinental por sus siglas en inglés) en “alerta de disparo instantáneo”? 
Washington cree que esto nos mantiene “seguros”. 
El razonamiento, si se le puede llamar razonamiento, es que al ser capaces de realizar un lanzamiento en pocos minutos, nadie va a tratar de atacar a los EE.UU. con armas nucleares. 
Los misiles estadounidenses son capaces de iniciar su trayecto antes de que los misiles del enemigo puedan llegar a los EE.UU. para destruirlos.
Si esto les hace sentir seguros, necesitan leer el libro de Eric Schlosser, Comando y Control.
El problema con el disparo instantáneo es que hace más probables los lanzamientos por error, accidentales, y no autorizados. Schlosser ofrece historias de lanzamientos que casi se ejecutan y que habrían traído el Armagedón al mundo.
En Catalyst, una publicación de la Unión de Científicos Comprometidos, Elliott Negin cuenta la historia del teniente coronel soviético Stanislav Petrov. Justo después de la medianoche en 1983 el sistema de satélites de alerta temprana de la Unión Soviética activó la alarma de que 5 de los ICBM de Estados Unidos se dirigían a la Unión Soviética.
El coronel Petrov debía informar al líder soviético, quien tendría entre 8 y 10 minutos para decidir si realizar un lanzamiento en respuesta. 
¿Quién sabe lo que hubiera decidido? En lugar de esto el coronel Petrov utilizó su juicio. 
No había ninguna razón para que los EE.UU. estuvieran atacando a la Unión Soviética. Por otra parte, Petrov razonó que un ataque estadounidense implicaría cientos de ICBMs, posiblemente miles. Revisó si el radar terrestre soviético había detectado ICBMs en camino, y no lo había hecho. Petrov decidió que era una falsa alarma, y la dejó pasar.
Resultó que el sistema de alerta temprana había confundido un patrón de la reflexión de la luz del sol sobre las nubes con misiles. 
En esta faltó poco, pero Negin reportó que “un fallo en un chip de computadora, y una tarjeta electrónica instalada inadecuadamente, son algunos de los responsables” que podrían iniciar una guerra nuclear. En otras palabras, las fuentes de falsas alarmas son numerosas.
De vuelta al presente. Imaginen a un oficial americano monitoreando el sistema de alerta temprana de Estados Unidos. Este oficial ha estado escuchando 15 años de propaganda de guerra, acompañada por las invasiones y bombardeos a 8 países por parte de Estados Unidos. Las alarmas terroristas y las alertas de seguridad abundan, así como las llamadas de los políticos estadounidenses e israelíes a bombardear Irán. 
Los medios de comunicación le han convencido de que Rusia ha invadido Ucrania y está a punto de invadir los países bálticos y Polonia. Tropas y tanques estadounidenses han avanzado hacia la frontera rusa. Se habla de armar a Ucrania. Putin es peligroso y está amenazando con una guerra nuclear, volando sus bombarderos estratégicos cerca de nuestras fronteras y llevando a cabo ejercicios nucleares. 
El oficial estadounidense acaba de escuchar en Fox News a un general llamando nuevamente a “matar rusos.” Los republicanos le han convencido de que Obama está vendiendo a América a Irán, con el senador Tom Cotton alertando de una guerra nuclear como consecuencia. Todos seremos asesinados, porque hay un musulmán en la Casa Blanca.
¿Por qué no hay nadie que se ponga de pie por América, se pregunta el patriota oficial Americano, justo cuando se activa la alarma: ICBM en camino. ¿Son rusos o iraníes? 
¿Estaba en lo correcto Israel después de todo? ¿Un programa de armas nucleares iraní oculto? ¿O Putin ha decidió que los EE.UU. están en medio de la reconstrucción del imperio soviético, que es lo que los medios estadounidenses afirman es el objetivo de Putin? 
No hay lugar para juicio en la mente del oficial estadounidense. 
Este ha sido colocado en disparo instantáneo por la incesante propaganda que los americanos llaman noticias. Transmite la alarma.
El asesor neoconservador rusofóbico de Seguridad Nacional de Obama está gritando: “- ¡No puedes dejar que Putin se salga con la suya!” “- Podría ser una falsa alarma “, responde el presidente nervioso y agitado. “Tu liberal del carajo! ¿¡No sabes que Putin es peligroso!? ¡Presione el botón! ”
Y allá va el mundo.
Teniendo en cuenta la extrema Rusofobia que está creando entre los estadounidenses el Ministerio de Propaganda, la demonización de Vladimir Putin – el “nuevo Hitler” Vlad el Empalador – la creación propagandística de “la amenaza rusa”, el demente deseo neocon de la hegemonía mundial, la odio a Rusia y China por su ascenso como rivales capaces de ejercer un poder independiente, la pérdida de la condición de potencia única de Estados Unidos y la acción unilateral sin restricciones. 
En medio de estas emociones y mentes influenciadas no por los hechos sino por la propaganda, la arrogancia y la ideología, hay una gran posibilidad de que la respuesta de Washington a una falsa alarma traiga el fin de la vida en la tierra.
¿Cuánta confianza tienen ustedes en Washington? ¿Cuántas veces ha estado Washington – especialmente los dementes neoconservadores – equivocado?
¿Recuerdan la “facilísima” guerra de 3 semanas de Irak que costaría 70 billones de dólares y sería pagada con los ingresos del petróleo iraquí? 
Ya el costo es de 3,000 billones de dólares y sigue en aumento, y después de 12 años, los radicales del Estado Islámico controlan la mitad del país. Para pagar las guerras los republicanos quieren “privatizar”, es decir, deshacerse, de la Seguridad Social y el Medicare.
¿Recuerdan la “Misión Cumplida” en Afganistán? 
Doce años después los talibanes han retomado el control del país y Washington, después de asesinar a mujeres, niños, funerales, bodas, ancianos de los pueblos, y partidos de fútbol de niños, ha sido expulsado por algunos miles de talibanes con armas ligeras.
Las frustraciones de estas derrotas se han instalado en Washington y en el ejército. El mito es que hemos perdido porque no usamos toda nuestra fuerza. 
Fuimos intimidados por la opinión mundial o por aquellos malditos estudiantes que protestaban, o algún presidente cobarde nos privó de la victoria, un liberal del carajo que no utilizó todo nuestro poder. Para la derecha, la rabia es una forma de vida.
Los neocon creen fervientemente que la Historia ha elegido a América para gobernar el mundo, y aquí estamos, derrotados por las guerrillas vietnamitas, por miembros de tribus afganas, por fundamentalistas islámicos, y ahora Putin ha enviado a sus misiles para terminar el trabajo.
Cualquiera que sea el tonto en la Casa Blanca, presionará el botón.
La situación se está deteriorando, no mejorando. 
Los rusos, esperando por algún signo de inteligencia en Europa, contradicen las mentiras anti-rusas de Washington. Washington dice que la contradicción veraz de su propia propaganda es propaganda rusa. Washington ha ordenado a la Junta de Gobernadores de la Radiodifusión, una agencia del gobierno de Estados Unidos, encabezada por Andrew Lack, ex presidente de la NBC News, contrarrestar a un supuesto, pero inexistente, “Ejército de Trolls del Kremlin” que están ganándole a las prostitutas de Occidente y “perpetuando un discurso pro-ruso” en Internet. 
En caso de que no lo recuerden, Lack es el idiota que declaró que RT es una “organización terrorista”. En otras palabras, en opinión de Lack, opinión que él si puede manifestar, un portavoz de la verdad es un terrorista.
Lack resume bien la visión de Washington de lo que es información veraz: Si no sirve como propaganda para Washington, no es cierta. Es terrorismo.
Lack espera poder controlar a RT intimidándolo: En efecto, le ha dicho a RT que se calle y diga lo que queremos o los clausurará como una organización terrorista. Incluso podríamos detener a sus empleados estadounidenses como apoyadores y encubridores del terrorismo.
Para contrarrestar a una Revanchista Rusia y su Ejército de Trolls en Internet, el régimen de Obama está entregando $15,4 millones al demente Lack para utilizarlos en desacreditar cada declaración veraz que salga de las versiones de idioma Inglés de los medios de comunicación rusos. Esta cantidad, por supuesto, se incrementará dramáticamente. Pronto será de miles de millones de dólares, mientras que los estadounidenses son expulsados de sus hogares y enviados a prisión por sus deudas.
En su solicitud de presupuesto, Lack, quien parece carecer de todo aspecto de humanidad, incluyendo la inteligencia, integridad y moral, justificó su petición, la cual será concedida, del dinero duramente ganado de los estadounidenses, cuyo nivel de vida está cayendo, con la afirmación salvaje de que Rusia “amenaza a sus vecinos y, por extensión, a los Estados Unidos y sus aliados occidentales.”
Lack promete hacer aún más: “Los medios internacionales de Estados Unidos están ahora preparados para refutar la propaganda rusa e influir en las mentes de los rusos y los ruso parlantes en la ex Unión Soviética, Europa y en todo el mundo”. Lack va a hacer propaganda contra Rusia dentro de Rusia.
Por supuesto, las organizaciones de la CIA – la Fundación Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés) y Radio Libre Europa / Radio Libertad – se enriquecerán con esta campaña de propaganda anti-rusa y la apoyarán incondicionalmente.
Por lo tanto, el llamado de la Unión de Científicos Comprometidos a la cooperación con Rusia para retirar el estado de disparo instantáneo de los ICBMs es poco probable que se dé. 
¿Cómo pueden las tensiones nucleares reducirse cuando Washington está levantando tensiones tan rápido como se puede? El Ministerio de Propaganda de Washington ha reconstruido a Putin como el Osama bin Laden, como el Saddam Hussein, figuras demonizadas, monstruos que evocan el miedo del sumiso americano con el cerebro lavado. 
Rusia es transformada en Al Qaeda deseosa de atacar otra vez el World Trade Center y de marchar sobre Europa con el Ejército Rojo (muchos estadounidenses piensan que Rusia sigue siendo comunista).
Gorbachov era un truco. Él engañó al viejo actor de cine. Los norteamericanos engañados son presa fácil, y aquí vienen los ICBMs. Los ojos de los dementes políticos, militares, y el pueblo estadounidense son incapaces de comprender la verdad o de reconocer la realidad.
Los “medios” propagandísticos estadounidenses y los dementes neoconservadores han puesto a la humanidad en el camino a la destrucción.
La Unión de Científicos Comprometidos, de la que soy miembro, tiene que entrar en razón. Es imposible trabajar en una reducción de la amenaza nuclear, en tanto una de las partes hace todo lo posible por demonizar a la otra. 
La demonización de Rusia y su líder por el New York Times, el Washington Post, CNN, Fox News, y el resto del Ministerio de Propaganda de Estados Unidos, por casi la totalidad de la Cámara y el Senado, y por la Casa Blanca hace imposible reducir la amenaza de guerra nuclear.
El pueblo norteamericano y el mundo entero tienen que entender que la amenaza a la vida en la tierra reside en Washington y que hasta que Washington sea cambiado radical y totalmente, esta seguirá siendo la peor amenaza para la vida en la tierra. El Calentamiento Global puede desaparecer instantáneamente en un Invierno Nuclear.
Publicado 20 abril, 2015 por 
Share on Google Plus

About CNA ALTERNEWS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

La RED MINUTO A MINUTO